Rabindranath Tagore, un poeta universal en el mundo hispánico

Rabindranath Tagore,  Zenobia Camprubí y de Victoria Ocampo en el mundo hispánico.

Por Beatriz Ledesma.

Tenía razón Tomás Sarramía al concluir su ensayo Rabindranath Tagore y España diciendo que “una vez más se reafirma la opinión de Mahatma Gandhi cuando expresó –al cumplirse los 70 años del escritor- que Tagore «por su genio poético y vida de singular fuerza, elevó la India a la estimación del mundo» del que España no ha sido una excepción.”

Y esta estima ha perdurado hasta hoy día, tal y como expresa con acierto Emilio Gascó Contell en su Prólogo a las Conferencias y Ensayos de Tagore:

(…) Este amor y esta admiración españoles por Rabindranath Tagore no han sufrido eclipses. (…) Rabindranath Tagore es, pues, también un poeta nuestro, incorporado a nuestra propia sensibilidad; un poderoso educador cuyas esencias intelectuales no sólo no desvirtúan las esencias cristianas de nuestra educación, sino que las extienden hasta aquellas áreas sentimentales –tan franciscanas y tan cristianas- donde el animal, el árbol, la flor e incluso las piedras presentan sus elementos filiales en la Obra de la Creación (…)

rabindranath_tagore_in_1909

No nos cabe duda de que “este amor y esta admiración españoles” por Tagore a que se refiere Gascó se deben, al menos en parte, a la admirable labor de Zenobia Camprubí y de Victoria Ocampo. Camprubí y Ocampo fueron, indiscutiblemente, las difusoras más incansables de la obra de Tagore en el mundo hispánico y esencialmente a ellas debemos la incorporación del poeta bengalí a nuestro mundo.

Tanto es así, que este hecho quizás haya eclipsado parcialmente el resto de su ingente tarea traductora, así como su propia labor literaria -que no fue baladí- y su verdadera dimensión como mujeres de letras. Si bien es verdad, qué duda cabe, que su asociación con Tagore ha contribuido al tiempo a ensalzarlas como promotoras y difusoras de la cultura y la lengua hispanas.

Aunque en lo que respecta a su relación con Tagore ambas son consideradas en términos generales las dos principales promotoras de la labor literaria de Tagore y de la difusión de la figura del poeta hindú en el mundo hispánico, Zenobia ha pasado a la historia como su traductora mientras que Victoria lo ha hecho esencialmente como su musa. Esto no es sin embargo, a nuestro modo de ver, estrictamente verdad. Cierto es que Zenobia fue la principal traductora de la obra de Tagore al español y no menos cierto es que Vijaya, como la llamaba el poeta, inspiró muchos de sus versos, pero su labor ni mucho menos acabó ahí sino que más bien empezó.

joaquin_sorolla_-_retrato_de_zenobia_camprubi

En el caso de Zenobia, una de las mayores pruebas de la relevancia de su labor como traductora fue que el vate bengalí le cediera en exclusiva sus derechos para que tradujera sus obras al castellano, que la española vertió en una treintena de libros. Pero su condición de emisaria de la obra de Tagore en lengua hispana trasciende la labor de traducción, abarcando también la de edición y publicación.

Asimismo Zenobia seleccionó, glosó y enriqueció aún más si cabe la obra del gran poeta bengalí al asociarla a la de uno de los poetas más eminentes en lengua española, el Premio Nobel Juan Ramón Jiménez, puesto que no hay que olvidar que fue ella quien sembró en su marido el interés y la querencia por la obra de Tagore.

Por si esto fuera poco, Zenobia se dedicó también a adaptar y poner en escena las obras del maestro bengalí que se representaron en España como fue el caso de El cartero del Rey, estrenada en Madrid el 6 de abril de 1920, o El Rey y la Reina, que se estrenó un año después.

Por su parte, Victoria Ocampo se dedicó tenaz e incansablemente a divulgar y promover en el mundo hispánico la cultura, el pensamiento y la literatura hindú en general y la de Gurudev en particular, a través de su célebre revista SUR y de su editorial homónima así como a través de periódicos de gran difusión. Pero Victoria también se entregó a la traducción para promocionar la obra del poeta bengalí y para honrar su memoria.

Ocampo publicó, seleccionó, glosó y tradujo infinidad de textos y poemas de Tagore, bien fuera para su publicación en SUR o para su lectura en actos públicos. Citaremos aquí tan sólo un par de ejemplos a modo de recordatorio, como el número 270 de la edición de SUR dedicado al centenario de Rabindranath Tagore en el que Victoria no sólo colaboró en la Cronología sino que además seleccionó y tradujo el ensayo de Tagore intitulado Sobre la escuela del poeta, además de traducir también su cuento El amaestramiento del loro. 

victoria_ocampo_y_sur

Asimismo conviene recordar El libro de los cumpleaños, de Tagore, que Victoria no sólo prologó, seleccionó y tradujo, sino que además publicó a través de la editorial que ella misma había fundado casi 30 años antes. Por último, no debemos olvidar resaltar el papel de Victoria Ocampo como descubridora de la pintura de Tagore y promotora de esta faceta del artista. De hecho, la organización de la primera exposición de la obra de Tagore, cuya inauguración tuvo lugar el 2 de mayo de 1930 en la Galería Pigalle de París, corrió a cargo de la escritora argentina.

Zenobia Camprubí y Victoria Ocampo fueron pues el principal eslabón hispánico a través del cual Rabindranath Tagore pudo acercar Oriente a Occidente estableciendo comunicación poética entre ambos. Quizás no fuera casual, aunque sí resultara excepcional, que las principales valedoras de Tagore en el mundo hispánico fueran precisamente dos mujeres.

El mensaje de Tagore, que Zenobia y Victoria se afanaron por hacernos llegar, se nos hace hoy más necesario que nunca. Y lo que es más, estas mensajeras de excepción no se limitaron a transmitirnos la palabra de Tagore, que de por sí hubiera sido tarea digna de elogio, sino que la engrandecieron aún más si cabe, impregnándola de su propia personalidad, de un temperamento singular, y de un talento tan extraordinario como lo fueron sus dueñas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s